Archives

Posted by on

Cómo ganar espacio en casa con un presupuesto de 1.000 euros

¿Qué seria del nuevo año sin sus buenos propósitos? Después de las vacaciones de Navidad nos entran unas ganas locas por empezar nuevos proyectos y muchos de ellos están relacionados con la mejora de nuestra vivienda. Si te has comprado una casa nueva o quieres darle un toque a tu vivienda, este es tu momento. Y sí, sabemos que te encuentras en plena cuesta, por eso habitissimo te ha preparado una guía donde descubrirás pequeñas reformas con un presupuesto máximo de 1.000 euros. 

Cambia las puertas por modelos correderos

Todos los que se deciden a instalar puertas correderas en casa se arrepienten de haber tardado tanto en ponerlas, ya que son muy prácticas y nos permite ahorrar mucho espacio. Instalar una en el salón, la cocina o el baño puede hacer que tu casa parezca otra. 

Si apuestas por una puerta corredera con herrajes vistos, conseguirás el cambio por menos de 500 euros. Solo debes tener en cuenta que tendrás que dejar libre la pared por la que se abrirá la puerta. 

Si lo que buscas son espacios totalmente diáfanos, la mejor apuesta son las puertas que se ocultan en los tabiques (esas que al abrirse nos dejan totalmente disponible la pared). Estas puertas empotradas elevan el precio hasta los 800-1000 euros.

Amplía espacios

Tirar una pared es una reforma muy efectiva para ganar en luz, espacio y sensación de amplitud. Pero hay que tener en cuenta que no todas las paredes se pueden tocar. Antes de liaros a mazazos, deberíais contar con el asesoramiento de un arquitecto que te asesore sobre qué paredes puedes derribar en casa y cuáles son muros de carga.

En el caso tratarse de pared que, por ejemplo separa dos habitaciones, tirarla puede costarte alrededor de 300 euros. A lo que tendrás que sumar el coste del nuevo suelo, y otros trabajos como puedan ser la pintura y escayola para las paredes lindantes y el techo. Y si no quieres una solución tan drástica como tirar la pared entera, y te vale con abrir un vano o hueco, puedes conseguirlo con algo menos de 200 euros.

Elimina las puertas que sobran

Si sueñas con cargarte esas puertas que molestan, pero te da miedo lanzarte por si después las echas de menos en invierno, o cuando ponéis la TV un poco más alta de lo habitual, una reforma sencilla y económica que podéis probar, consiste simplemente en descolgar las puertas (y guardarlas en un lugar alejado del polvo y la humedad), y cambiar los marcos por un modelo más decorativo. Encargar a un carpintero un marco nuevo a medida, te puede costar entre 300 y 500 euros (dependiendo del material y diseño que elijas). Por un precio similar, también lo puedes hacer de escayola. O más económico aún, sólo pedir que reparen la pared y la pinten del mismo u otro color que la enmarque. 

Cambia la bañera por ducha

Y no solo porque vas a ganar espacio en el cuarto de baño, es que este tipo de reforma es esencial para la vida cotidiana de cualquiera.Factores como el tamaño del baño, tipo de plato de ducha, la grifería, el revestimiento y sobre todo, el tipo de mampara, influyen en el precio final que te puede costar cambiar la bañera por una práctica ducha. De media, suele costar entre 800 y 1000 euros (dependiendo también del lugar en el que vives). Pide distintos presupuestos, siempre desglosados, para poder comparar bien los precios. Si te podemos adelantar que las mamparas con perfiles y los platos cerámicos, abaratan el precio con el mismo resultado.

Cambia el suelo y el color de tus paredes

Apostar por colores claros en paredes y suelos, hará que el espacio disponible te parezca mucho más grande. Pintar el salón o empapelar sus paredes, te puede salir por unos 20 euros/m². Y poner un suelo sobre el que ya tienes (tarima, laminado, vinílico o incluso un porcelánico) dependerá del material que elijas, pero también puede entrar en precio. La tarima flotante saldría a unos 20 euros/m²; entre 45 y 60 euros/m² el parquet; y alrededor de 40€/m² el porcelánico. Todo es cuestión de ver el tamaño de la estancia, y solicitar presupuestos en función del material que quieras usar en casa, y el tipo de instalación. 

Haz sitio en la cocina

Si cada vez que te pones a preparar alguna receta te pones de los nervios por no tener espacio en la cocina, puedes arañar unos centímetros en la encimera, cambiando la vitrocerámica por un modelo de 30cm (desde 150-200 euros dependiendo de si es de gas, vitro o inducción) y el fregadero por uno más pequeño y de un solo seno (los hay desde 40-50 euros). 

La solución pasa por cambiar entonces la encimera (por un modelo que entre en precio) o cubrirla con microcemento (desde 50 euros/m²): un material que apenas nos pide mimos en cuanto su mantenimiento y que además está muy de moda.

Mira hacia arriba

Las paredes pueden dar mucho de sí en una casa pequeña. Plantéate dedicar alguna al almacenaje con soluciones que llegan hasta el techo. Los muebles altos o incluso construir un altillo, pueden ser una solución ideal que a la mejor no se te había ocurrido antes. 

Levantar una librería de pladur con puertas y cajones se hace en máximo 2 días y puede entrar en el presupuesto si no es muy grande. También una estructura de pladur tipo puente, que nos puede venir genial para ganar espacio en habitaciones con pocos metros. Lo puedes hacer por unos 600 euros (aparte la pintura).

Posted by on

Renta 2018: cómo ahorrar en la próxima declaración gracias a tu vivienda

La vivienda, ya sea en propiedad o en alquiler, puede ayudarte a reducir la factura fiscal que pagas a Hacienda todos los años. Aprovechando que las últimas semanas del año son un buen momento para tomar decisiones financieras que te permitan mejorar el resultado de tu próxima declaración de la renta, repasamos varias fórmulas para conseguirlo gracias a tu casa:

1. Más de 1.300 euros por la hipoteca

Una de las bonificaciones fiscales más frecuentes es la que permite al contribuyente recuperar hasta el 15% de las cantidades que ha pagado por la compra o rehabilitación de su vivienda habitual en un ejercicio fiscal, con un límite de inversión de 9.040 euros. En total, es posible recuperar hasta 1.356 euros. No obstante, hay que cumplir dos condiciones: la primera, que solo se aplicará cuando la compra o la rehabilitación de la casa se haya realizado antes del 1 de enero de 2013; y, la segunda, que efectivamente se hayan invertido esos 9.040 euros.

En el caso de que pagues por ejemplo una hipoteca de 500 euros al mes, en el conjunto del año tu inversión será de 6.000 euros, por lo que la deducción se situaría en 900 euros. Así, conviene echar cuentas y ver si compensa destinar algo de ahorros en amortizar más hipoteca para exprimir al máximo esta deducción fiscal.

2. El 60% de los rendimientos por alquilar una casa

Los propietarios no son los únicos que tienen al alcance deducciones en la renta vinculadas a una vivienda: también hay una de aplicación estatal dedicada a los caseros. ¿En qué consiste? La respuesta es que pueden deducirse hasta el 60% de los rendimientos ligados al alquiler, independientemente de la edad de los arrendatarios. Hasta 2015, en cambio, existía la deducción alcanzaba el 100% si el inquilino tenía entre 18 y 30 años.

Ahora bien, es necesario cumplir una serie de requisitos: que el uso del inmueble sea el de la vivienda (no vale por ejemplo alquilar una casa y que el inquilino la use de despacho profesional), y que el dueño declare los ingresos que percibe por tener arrendada la casa. De hecho, este es un requisito indispensable para mantener el derecho a la deducción. [Consulta aquí más información]

3. Un 10% de lo que pagas si vives de alquiler

Los inquilinos también pueden aplicarse en la renta una deducción específica, siempre y cuando su contrato sea anterior a 2015, que fue cuando desapareció la bonificación para las nuevas operaciones. En este caso, la desgravación es del 10,05% de las cantidades pagadas, siempre que la base imponible del contribuyente sea inferior a 24.020 euros.

Además de esa cuota nacional, la mayoría de CCAA establecen deducciones adicionales a los inquilinos, aunque casi todas están centradas en los colectivos más vulnerables: los jóvenes, los discapacitados o los mayores. A pesar de que todavía no se conocen las condiciones que impondrán las comunidades de cara a la Campaña de la Renta 2019, aquí puedes consultar las que han estado vigentes en la declaración de la renta de este año. Por tanto, y de cada a la próxima campaña, conviene revisar las deducciones que establece la autonomía en la que resides.

4. Los gastos de una vivienda alquilada a turistas

Al margen de los alquileres a largo plazo, también existen deducciones fiscales para los propietarios que alquilan una casa a los turistas. A pesar de que Hacienda y el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) han dejado este beneficio fiscal para los alquileres tradicionales (aquellos en los que el inmueble es la vivienda habitual del inquilino), sí que es posible deducirse algunos gastos derivados del arrendamiento de corta estancia, como los suministros de luz, agua, gas…, los intereses y demás gastos financieros derivados de la compraventa de la casa, los gastos de reparación y conservación del inmueble o las primas del seguro[Más información sobre cómo tributan los alquileres vacacionales]

5. Reinvertir el dinero de la venta de una casa

La Agencia Tributaria también tiene disponibles beneficios fiscales para aquellos que han cerrado una operación inmobiliaria. Por ejemplo, si has vendido una casa este año, Hacienda te obligará a tributar por ello en la declaración de la renta: aplica entre un 19% y un 23%, aunque en País Vasco el porcentaje se mueve entre el 20% y el 25% y en Navarra, entre el 20% y el 26%. Sin embargo, hay una manera de reducir ese impacto fiscal: es posible neutralizar el pago reinvirtiendo total o parcialmente la ganancia obtenida en otra vivienda habitual.

6. Contratar una renta vitalicia al vender una segunda residencia

Los mayores de 65 años tienen a su disposición una bonificación fiscal relacionada con la vivienda. En el caso de que vendan su domicilio habitual, están exentos de pagar impuestos, mientras que si venden una segunda residencia u otro inmueble (un garaje, un local comercial…) tienen la posibilidad de no tributar por la operación (es decir, disfrutarán de la exención del 100%) si deciden invertir el dinero que consigan de la venta en una renta vitalicia, con un límite de 240.000 euros.

Ahora bien, para poder ahorrarse los impuestos hay que cumplir una serie de requisitos, como el contrato de renta vitalicia deberá suscribirse en una aseguradora o un banco, que deberá tener una periodicidad inferior o igual al año, y comenzar a percibirse en el plazo de un año desde su constitución. [Consulta aquí todas las condiciones]

Otras deducciones comunes para pagar menos impuestos

Al margen de las que se pueden conseguir a través de la casa, las últimas semanas del año también brindan al contribuyente la posibilidad de mejorar el resultado de su próxima declaración de la renta si toma algunas decisiones financieras.

Por ejemplo, realizar una aportación extra al plan de pensiones (el límite deducible son 8.000 euros, siempre que no supere el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas), las donaciones que realices a organizaciones sin ánimo de lucro (se aplica una deducción del 75% por los primeros 150 euros y un 30% a partir de dicha cantidad), o compensar las pérdidas y las ganancias obtenidas en tus inversiones (fondos, acciones, derivados financieros…) Descubre aquí otras ideas para mejorar este año el resultado de tu próxima declaración

Posted by on

Cómo se hace una tasación de una vivienda y qué diferencias hay respecto al boom

La tasación de una vivienda es necesaria hoy en día para comprar o vender una vivienda: sirve para conocer el valor del inmueble o para determinar un valor de cara a pedir una hipoteca al banco. El tasador se fija en una serie de características esenciales como la ubicación del inmueble, la situación jurídica o el estado del inmueble.

En qué se fija un tasador para valorar la vivienda

Un informe de tasación es un documento cuya elaboración está regulada por diversas disposiciones legales (urbanísticas, catastrales…) entre las que la más reconocida es la Orden ECO 805/2003 y sus actualizaciones sucesivas, tal y como recuerda Sociedad de Tasación. Y dentro de esa norma se definen todos los aspectos de un inmueble que se deben observar y analizar para realizar el informe de valoración.

Hay cuatro cuestiones fundamentales que son los pilares de cualquier tasación tal y como recuerdan Tinsa Sociedad de Tasación:

  • Identificar lo que se debe tasar. Es esencial tener delimitada físicamente la vivienda que se valora y su ubicación geográfica, mediante una dirección exacta.
  • Situación urbanística: podríamos encontrar situaciones que afecten al valor, como que hubiese restricciones al uso a causa de calificaciones del suelo que no permitan o limiten el aprovechamiento como vivienda, leyes de carreteras, de costas, servidumbres ferroviarias, zonas verdes, catalogaciones histórico-artísticas…. Y todo eso, en caso de existir puede tener una incidencia muy importante en el valor, hasta el punto de poder llegar a anularlo. En el caso de viviendas en construcción o recientemente finalizadas, también será necesario disponer de la correspondiente licencia municipal de edificación que ampare lo que se está valorando.
  • Situación jurídica: se necesita un documento legal que permita comprobar el estado de dominio de la vivienda, y si tiene cargas (hipotecas, servidumbres, usufructos, algún tipo de protección…) que limiten las posibilidades de aprovechamiento físico o económico de la vivienda. Por ejemplo, si sobre la terraza de un ático se tiene la plena propiedad o únicamente el derecho de uso, o si sobre esa terraza existe escriturada una servidumbre de paso o instalación de elementos comunitarios, que probablemente tendrá una influencia muy directa en el valor por el que se podría vender la vivienda.
  • Estado de ocupación: Se debe conocer si la vivienda que se tasa está ocupada por la propiedad o por persona física o jurídica distinta, y en ese caso, en qué condiciones.

Pero además, el tasador debe comprobar las características físicas de la vivienda:

  • Características del entorno: similitudes y diferencias del edificio con los de su entorno, cercanía de dotaciones públicas, comunicaciones, etc.
  • Características del edificio en el que se encuentra la vivienda: antigüedad y conservación general, accesibilidad y estado de los accesos, zonas ajardinadas privadas, piscina, conserje, vigilancia, salas comunitarias especializadas u otros servicios, patologías constructivas visibles…
  • Características de la vivienda que se valora: superficie, número de habitaciones, baños o aseos, ubicación en el edificio, espacios anejos vinculados, conservación de los diferentes elementos, orientación, luminosidad, eficiencia energética, calidades de los acabados, instalaciones…).
  • Características del segmento del mercado inmobiliario en el que se encuentra la vivienda (oferta y demanda para viviendas de características similares, precios…).

Cómo fija el tasador el valor de la vivienda

El valor de la vivienda no es sólo uno y todo depende del tipo de activo y de la finalidad de la valoración. Por ejemplo, si el fin es para que el banco conceda la hipoteca, uno de los métodos de cálculo más habituales es el de comparación del inmueble con otros de similares características en esa zona.

  • Otro método es el de valor de mercado por actualización de las rentas: Si la vivienda está alquilada, se deberá calcular el valor actual de todas las rentas esperadas en función del contrato de arrendamiento existente.
  • Valor máximo legal. Se aplica a las viviendas con algún tipo de protección oficial, y se establece por la Administración mediante unas tablas actualizadas anualmente, que asignan un valor máximo de venta por m2 útil a cada inmueble en base al nivel que se le asigna a la vivienda en el Expediente de Calificación de Protección Oficial.
  • Valor técnico: el coste de reemplazamiento, que especifica lo que costaría reemplazar la vivienda por otra de idénticas características y condiciones. Es el que se utiliza básicamente para el cálculo de los seguros al constituir una hipoteca.

Diferencias con respecto a la época del boom

Durante los años dorados de la crisis, se cometieron errores tan graves como hinchar las tasaciones, una práctica ya extinta en el sector. Desde Tinsa recuerdan que el sector ha mejorado hasta garantizar la independencia de las empresas de tasación. Para ello, han llevado a cabo las siguientes medidas:

  • Hay una desvinculación societaria entre las sociedades de tasación y las entidades financieras. Es decir, las entidades financieras no pueden tener participaciones significativas en el capital de las sociedades de tasación.
  • Aplicar un sistema de designación aleatoria de los tasadores para desterrar cualquier posible vinculación entre el solicitante y el técnico que realiza el informe. También se va extendiendo entre las entidades financieras la aplicación de sistemas de rotación en la selección de las tasadoras que realizan los encargos.
  • Todas las tasaciones que realizan los técnicos de Tinsa se remiten a un departamento de control, sin ninguna conexión con el solicitante de la tasación, que comprueba que el informe cuenta con toda la documentación y que es coherente con la información de mercado disponible en cada zona.
  • Las tasadoras están obligadas a reportar información periódicamente a Banco de España para que realice su labor de supervisión.
  • Las sociedades de tasación cuentan con estrictos códigos de deontológicos y de autorregulación de obligado cumplimiento.

Qué controles pasa la tasación de la vivienda

Las tasaciones no sólo están firmadas por el técnico, sino que debe estar validada por el Banco de España. El departamento de control que da el visto bueno final al informe de valoración cuenta con herramientas apoyadas en información de grandes bases de datos generadas por la actividad de la empresa.

Posted by on

La vivienda cae un 0,2% en noviembre: en Barcelona baja un 1% y en Madrid apenas se mueve

El precio de la vivienda usada en España ha registrado un descenso del 0,2% durante el mes de noviembre, situándose en 1.722 euros/m2, según el último índice de precios inmobiliarios de idealista. Si atendemos al dato de noviembre de 2017 (1.581 euros/m2) la subida interanual es del 8,9%. Los precios han caído también en Barcelona (-1%) y apenas se han incrementado en Madrid, con un ligero un 0,2%.

Comunidades Autónomas

El precio se ha reducido en 8 autonomías, siendo Castilla La Mancha donde más se han sentido las bajadas, ya que las expectativas de los propietarios se han reducido un 2,1%. Le siguen los descensos de la Comunitat Valenciana (-1,6%) y Extremadura (-1,1%). El mayor incremento, en cambio, se ha dado en Canarias (2,9%), Navarra (2,2%) y Madrid (1,3%).

Madrid (3.051 euros/ m2) es la autonomía más cara. Le siguen Baleares (2.821 euros/ m2) y Euskadi (2.563 euros/ m2). En el lado opuesto de la tabla encontramos a Castilla-La Mancha (914 euros/ m2), Extremadura (922 euros/ m2) y Murcia (1.023 euros/ m2), que son las comunidades más económicas.

Provincias

22 provincias registran precios más altos que hace un mes. El mayor incremento se ha vivido en Santa Cruz de Tenerife (4%), seguido por Ourense (2,6%), Navarra (2,2%) y Las Palmas (1,7%). La mayor caída, en cambio, se ha producido en Castellón donde los propietarios piden un 3% menos por sus viviendas. Les siguen las caídas de Toledo (-2,9%), Cáceres (-1,8%), Valencia y Ciudad Real (-1,6% en ambos casos).

El ranking de las provincias más caras lo lidera Madrid con 3.051 euros/ m2. En segunda posición se sitúa Barcelona (2.865 euros/ m2) y después Guipúzcoa (2.833 euros/ m2).

Ávila es la provincia más económica con un precio de 795 euros por cada metro cuadrado. Le siguen Toledo (796 euros/ m2) y Ciudad Real (857 euros/ m2)

Capitales

Durante el mes de noviembre el número de capitales que han subido de precio ha sido 29. La subida más pronunciada es la vivida por Santa Cruz de Tenerife, donde las expectativas de los propietarios crecieron un 3%. En Girona el incremento ha sido del 2,8%, mismo crecimiento que en Huesca. Lleida, por su parte, ha marcado la mayor caída de este mes (-3,3%), seguida por Castellón (-2,6%) y Tarragona (-1,9%). Los precios han caído también en Barcelona (-1%) pero se han incrementado un 0,2% en Madrid.

San Sebastián vuelve a ser la ciudad más cara de España al situar su precio en 4.363 euros/m2.  Le siguen Barcelona (4.336 euros/ m2) y Madrid (3.836 euros/ m2). Ávila, en cambio, es la más económica, con sus 936 euros/ m2, seguida por Lleida (967 euros/ m2) y Castellón (1.041 euros/ m2).

El índice de precios inmobiliarios de idealista

idealista es actualmente el marketplace inmobiliario más utilizado en España para comprar, vender o alquilar. Con una muestra de miles de viviendas actualmente en venta, el departamento de estudios de idealista realiza un análisis de los precios inmobiliarios desde el año 2000. Tras 17 años de estudio, idealista se ha convertido en la fuente de datos de referencia para numerosos equipos de análisis de entidades bancarias y financieras, así como instituciones públicas.

Para la realización del índice de precios inmobiliarios de idealista se han analizado 386.794 viviendas que estuvieron anunciados en su base de datos el 27 de noviembre de 2018. Para asegurar la exactitud de los datos se han eliminado de la muestra aquellos inmuebles cuyos precios estaban fuera de mercado, además de las viviendas unifamiliares porque su presencia desvirtuaba el precio en algunas zonas. El índice inmobiliario de idealista está elaborado con precios de oferta sobre metros cuadrados construidos.

Posted by on

Ojo si vas a vender tu piso: necesitas el consentimiento de tu cónyuge no propietario si es la vivienda habitual

Cuando la casa que se quiere vender es ganancial o se adquirió en proindiviso se necesita el consentimiento de ambos cónyuges para llevar a cabo esta operación. Pero, aunque parezca mentira, también se necesita el consentimiento, o autorización judicial, de ambos si la vivienda habitual es propiedad sólo de uno de los esposos.

Salvador Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, comenta una reciente resolución de la Dirección General de Registros y Notariado (DGRN) que establece que el artículo 1.320 del Código Civil supone un límite a la libertad de disponer del inmueble del cónyuge que es propietario exclusivo de la casa familiar. Y esta limitación se debe a que la legislación protege los intereses familiares, es decir, considera que éstos son superiores a los intereses individuales de los cónyuges. Eso sí, esta resolución afecta al matrimonio casado por lo civil o por la iglesia.

Dicho precepto legal pretende salvaguardar la vivienda familiar evitando malas prácticas, como la arbitrariedad o la mala voluntad del cónyuge propietario. Y el Tribunal Supremo avala esta misma posición defendiendo la protección de la vivienda familiar. No obstante, debe tenerse en cuenta que el invocado artículo resultará aplicable normalmente cuando no exista una situación de crisis matrimonial, pues de lo contrario lo habitual es que entre en juego el artículo 96 del Código Civil relativo al uso de la vivienda en caso de separación o divorcio.

“Una parte de la doctrina del Tribunal Supremo considera que en el fondo de la norma se encuentra el principio de igualdad, que se proyecta tanto en el consenso para la elección de la vivienda como en el control de ambos cónyuges para su conservación”, señala Salcedo.

Por eso el Supremo insiste en que el consentimiento que debe dar el cónyuge no titular constituye una medida de control para dar el visto bueno a la venta del inmueble propiedad del otro cónyuge. “Es decir, aquél tolera o concede su aprobación a un acto realizado por éste en el que no es parte”, añade el abogado.

Y es que en caso de no haya consentimiento, la venta de la casa podría anularse. ¿y cómo? El notario debe preguntar al vendedor si el inmueble que se transmite constitue su vivienda habitual. En tal caso, no debe autorizar la firma de la transmisión sin el consentimiento presencial o mediante un poder notarial del cónyuge no propietario. No obstante, en caso de producirse la venta ante notario sin el debido consentimiento, será el registrador de la propiedad el que deniegue la inscripción del inmueble a favor del nuevo propietario.

Pero Salcedo asegura que, viendo la finalidad de esta exigencia legal, no sólo se necesitará consentimiento para la venta de una casa, aunque la finalidad de la venta sea obtener el dinero suficiente para adquirir a continuación otro inmueble más amplio, mejor situado o más conveniente, sino también para las transmisiones gratuitas, como la donación, o para disponer sobre cualquier otro derecho sobre la vivienda.

Posted by on

Ventajas de la eficiencia energética de tu vivienda

Las características energéticas de un inmueble incluyen básicamente los consumos y eficiencia energética de los sistemas de aislamiento, ventilación, iluminación, agua caliente, calefacción, y refrigeración de una vivienda.

La eficiencia energética mide el consumo de energía que requiere una vivienda para satisfacer las condiciones normales de ocupación de sus habitantes. Es decir, cubrir sus necesidades de agua caliente, luz y climatización.

La calificación energética valora la eficiencia energética de las viviendas y desde el año 2013 es un requisito obligatorio para poder alquilar o vender una vivienda. Su carácter es meramente informativo.

El nivel de eficiencia energética se califica con la asignación de una letra, que va de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente):

– Máxima eficiencia (Clase A): Consumen menos de la mitad de la energía que la mayoría de viviendas. Las viviendas con este nivel súper reducido de consumo son todavía un caso excepcional (suponen menos del 1% de las viviendas en España), pero representan el referente de consumo energético a largo plazo.

-Muy eficientes (Clase B): Consumen entre un 25% y un 45% menos energía que la media española. Corresponde a viviendas de gran calidad, en las que se han realizado todo tipo de mejora.

– Eficientes (Clases C): Consumen entre un 10% y un 25% menos energía que la media.

– Bastante eficientes (Clase D): Consumen hasta un 10% menos energía que la media.

-En la media (Clase E)): Presentan un consumo energético medio. La mayoría de viviendas se encuentran en esta categoría. Más adelante verás algunas de las actuaciones que en función de tus posibilidades económicas te pueden permitir mejorar la calificación energética de tu vivienda por encima de la media.

-Poco eficientes (Clases F): Consumen hasta un 25% más energía que la media. Suelen ser viviendas antiguas sin reformas profundas.

– Muy ineficientes (Clase G): Consumen más del 25% de la media. Viviendas en malas condiciones, poco aisladas y sin mejoras energéticas realizadas. Necesitan mucho consumo energético para conseguir unas mínimas condiciones de confort.

El certificado lo elabora un técnico, normalmente arquitecto o arquitecto técnico, pero también lo pueden emitir otros ingenieros y técnicos superiores.Que tu vivienda sea energéticamente eficiente tiene tres consecuencias positivas:

– Ahorrarás dinero: Pagarás menos en tus facturas de agua, gas y electricidad, porque vas a necesitar menos horas de calefacción para calentar tu vivienda, menos horas de aire acondicionado para refrescarla, menos electricidad para iluminarla, menos consumo energético para calentar el agua, tus electrodomésticos gastarán menos electricidad y también consumirás menos agua.

– Mejorarás el medio ambiente: Al consumir menos energía, contribuirás al ahorro energético y por tanto reducir las emisiones contaminantes. La eficiencia energética es también una cuestión de conciencia ambiental.

– Aumentará el confort de tu vivienda: Vas a estar más a gusto en la vivienda, con un mejor aislamiento del frío en invierno y del calor en verano.

Por lo tanto, si vas a comprar o alquilar una vivienda, la calificación energética es algo relevante que afecta a tu bolsillo, al medio ambiente y a tu bienestar.

Si compras una vivienda con una calificación energética baja o media, es probable que debas realizar una inversión para mejorar su eficiencia energética. Y eso puede significar, por ejemplo:

– Substituir todas las ventanas de la vivienda

– Cambiar la caldera por una de mayor eficiencia energética

– Instalar un nuevo sistema de calefacción

– Comprar electrodomésticos de bajo consumo (A+, A++, A+++) y cambiarlos por los antiguos

– Substituir la iluminación por lámparas y bombillas LED

– Instalación de toldos

– Ampliación de la capa de aislamiento de la fachada (esta actuación debe impulsarla la comunidad de propietarios en el caso de los bloques de viviendas)

Tal inversión puede suponer un desembolso importante, aunque no la hagas toda de golpe. Desde el primer día supone un ahorro en la factura energética, pues se reduce significativamente el consumo, pero debes considerarla como una inversión a largo plazo.

Si vas a alquilar una vivienda con una calificación energética baja, ten en cuenta que vas a gastar más dinero en los suministros de agua, gas y electricidad. Así que, si tienes ocasión, plantéale al propietario que realice alguna inversión que mejore la calificación energética de la vivienda.

Mirándolo desde un punto de vista económico parece bastante claro:

– Si eres un propietario que quiere vender o alquilar, mejorando su calificación energética añadirás valor a tu vivienda.

– Si eres comprador o inquilino, una vivienda con una buena calificación energética te hará ahorrar dinero doblemente: invirtiendo menos en hacer mejoras y pagando facturas de suministros más baratas.

Como puedes ver, la eficiencia energética no es una cuestión menor. Es importante que lo tengas en cuenta cuando compres, vendas o alquiles una vivienda, pues es algo que afecta a tu economía, tu bienestar y al medio ambiente.

Posted by on

Qué piso buscamos cuando vivimos de alquiler

Inquilinos Jóvenes

¿Cómo es piso que buscas para vivir de alquiler? ¿Eres como la mayoría de los inquilinos o mucho más original? ¡Averígualo aquí abajo!

Cuando buscamos un hogar para vivir de alquiler queremos un piso (73%), amueblado (65%), con dos o tres habitaciones (77%) y que nos cueste un máximo de 400€ mensuales (23%), aunque quizá podríamos llegar a los 500€ (19%) o 600€ (19%).

Son algunas de las conclusiones del Perfil del Inquilino en España 2016 realizado por enAlquiler con la colaboración de 4.243 inquilinos usuarios del portal.

piso alquiler en España

Queremos un piso más barato

Nos cambiamos de piso en alquiler porque queremos otro más barato (23%), o más grande (20%) o uno mejor porque no nos gusta donde vivimos (15%)

piso en alquiler más barato

Cuando finalmente nos mudamos lo hacemos con nuestra pareja (35%) o pareja e hijos (27%). Sólo un 5% compartimos piso con otras personas que no son de nuestra familia y un 20% vivimos solos.

Y pese a afirmar que el precio del alquiler no nos condiciona (32%), sí que nos puede influir para vivir en un piso pequeño (25%) o un barrio más económico (16%). Somos pocos los que no hemos pedido una rebaja en nuestro alquiler (28%). Algunos lo intentamos pero no conseguimos nada (32%) y otros (39%) consiguen una rebaja del 5% al 30% en el alquiler.

Eso sí, cuando nos mudamos lo hacemos pensando a largo plazo porque nos queremos quedar en el piso más de dos años (57%).

“Es mi forma de vida, no quiero comprar”

Es mi forma de vida, no quiero comprar”. Así de rotundos nos mostramos (42%) cuando nos preguntan por el alquiler.

Lo cierto es que el alquiler ha ido ganando peso frente a la compra en estos últimos años. Si en 2008 éramos sólo 34,2% los que nos veíamos viviendo de alquiler a largo plazo, ahora la opción del alquiler como forma de vida suma ya un 42% entre los inquilinos que han participado en el Perfil del Inquilino en España 2016 realizado por enAlquiler.

 

 

Posted by on

Recuperación del mercado inmobilizario

“El mercado inmobiliario muestra una recuperación en la mayor parte de sus variables, dentro de un tono moderado, y la previsión es que se mantendrá en esa senda de crecimiento progresivo”.

“El mercado inmobiliario muestra una recuperación en la mayor parte de sus variables, dentro de un tono moderado, y la previsión es que se mantendrá en esa senda de crecimiento progresivo”.

“El mercado inmobiliario muestra una recuperación en la mayor parte de sus variables, dentro de un tono moderado, y la previsión es que se mantendrá en esa senda de crecimiento progresivo”.