Posted by on

Ventajas de la eficiencia energética de tu vivienda

cover

Las características energéticas de un inmueble incluyen básicamente los consumos y eficiencia energética de los sistemas de aislamiento, ventilación, iluminación, agua caliente, calefacción, y refrigeración de una vivienda.

La eficiencia energética mide el consumo de energía que requiere una vivienda para satisfacer las condiciones normales de ocupación de sus habitantes. Es decir, cubrir sus necesidades de agua caliente, luz y climatización.

La calificación energética valora la eficiencia energética de las viviendasy desde el año 2013 es un requisito obligatorio para poder alquilar o vender una vivienda. Su carácter es meramente informativo.

 

El nivel de eficiencia energética se califica con la asignación de una letra, que va de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente):

- Máxima eficiencia (Clase A): Consumen menos de la mitad de la energía que la mayoría de viviendas. Las viviendas con este nivel súper reducido de consumo son todavía un caso excepcional (suponen menos del 1% de las viviendas en España), pero representan el referente de consumo energético a largo plazo.

-Muy eficientes (Clase B): Consumen entre un 25% y un 45% menos energía que la media española. Corresponde a viviendas de gran calidad, en las que se han realizado todo tipo de mejora.

- Eficientes (Clases C): Consumen entre un 10% y un 25% menos energía que la media.

- Bastante eficientes (Clase D): Consumen hasta un 10% menos energía que la media.

-En la media (Clase E)): Presentan un consumo energético medio. La mayoría de viviendas se encuentran en esta categoría. Más adelante verás algunas de las actuaciones que en función de tus posibilidades económicas te pueden permitir mejorar la calificación energética de tu vivienda por encima de la media.

-Poco eficientes (Clases F): Consumen hasta un 25% más energía que la media. Suelen ser viviendas antiguas sin reformas profundas.

- Muy ineficientes (Clase G): Consumen más del 25% de la media. Viviendas en malas condiciones, poco aisladas y sin mejoras energéticas realizadas. Necesitan mucho consumo energético para conseguir unas mínimas condiciones de confort.

El certificado lo elabora un técnico, normalmente arquitecto o arquitecto técnico, pero también lo pueden emitir otros ingenieros y técnicos superiores.

 

Que tu vivienda sea energéticamente eficiente tiene tres consecuencias positivas:

- Ahorrarás dinero: Pagarás menos en tus facturas de agua, gas y electricidad, porque vas a necesitar menos horas de calefacción para calentar tu vivienda, menos horas de aire acondicionado para refrescarla, menos electricidad para iluminarla, menos consumo energético para calentar el agua, tus electrodomésticos gastarán menos electricidad y también consumirás menos agua.

- Mejorarás el medio ambiente: Al consumir menos energía, contribuirás al ahorro energético y por tanto reducir las emisiones contaminantes. La eficiencia energética es también una cuestión de conciencia ambiental.

- Aumentará el confort de tu vivienda: Vas a estar más a gusto en la vivienda, con un mejor aislamiento del frío en invierno y del calor en verano.

 

Por lo tanto, si vas a comprar o alquilar una vivienda, la calificación energética es algo relevante que afecta a tu bolsillo, al medio ambiente y a tu bienestar.

 

Si compras una vivienda con una calificación energética baja o media, es probable que debas realizar una inversión para mejorar su eficiencia energética. Y eso puede significar, por ejemplo:

- Substituir todas las ventanas de la vivienda

- Cambiar la caldera por una de mayor eficiencia energética

- Instalar un nuevo sistema de calefacción

- Comprar electrodomésticos de bajo consumo (A+, A++, A+++) y cambiarlos por los antiguos

- Substituir la iluminación por lámparas y bombillas LED

- Instalación de toldos

- Ampliación de la capa de aislamiento de la fachada (esta actuación debe impulsarla la comunidad de propietarios en el caso de los bloques de viviendas)

Tal inversión puede suponer un desembolso importante, aunque no la hagas toda de golpe. Desde el primer día supone un ahorro en la factura energética, pues se reduce significativamente el consumo, pero debes considerarla como una inversión a largo plazo.

Si vas a alquilar una vivienda con una calificación energética baja, ten en cuenta que vas a gastar más dinero en los suministros de agua, gas y electricidad. Así que, si tienes ocasión, plantéale al propietario que realice alguna inversión que mejore la calificación energética de la vivienda.

 

Mirándolo desde un punto de vista económico parece bastante claro:

- Si eres un propietario que quiere vender o alquilar, mejorando su calificación energética añadirás valor a tu vivienda.

- Si eres comprador o inquilino, una vivienda con una buena calificación energética te hará ahorrar dinero doblemente: invirtiendo menos en hacer mejoras y pagando facturas de suministros más baratas.

 

Como puedes ver, la eficiencia energética no es una cuestión menor. Es importante que lo tengas en cuenta cuando compres, vendas o alquiles una vivienda, pues es algo que afecta a tu economía, tu bienestar y al medio ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>